LA BARCA DE SAINT RICHARD

LA BARCA DE SAINT RICHARD

@ Marian Calvo Nadie discutía a la condesa. Por eso, cuando decidió establecer su residencia y construir su palacio en aquel arrabal pestilente, sólo quedó buscar a los mejores maestros de obras para poder hacer habitable aquel bosque con olor a pescado podrido. ...
QUE LAS TIRE EL CRÍO

QUE LAS TIRE EL CRÍO

@ Marian Calvo Llegaron al aparcamiento en varios coches. Salieron vestidos con trajes negros los seis hijos y el crío. Los trajes negros de la boda tenían años y los hijos más kilos que cuando los estrenaron. Los botones apenas cerraban las camisas y las chaquetas...
EL JUEGO DE LOS BROMISTAS

EL JUEGO DE LOS BROMISTAS

@ Marian Calvo JJM transversal nunca pensó que estaba dejando una pista del club. Su exlibris de tinta roja era imposible de rastrear porque su biblioteca se reducía a aquel único libro sobre hipnotismo y sugestión. Nunca lo había leído. Aquella noche cortó las hojas...
ADELFA

ADELFA

@ Marian Calvo Cuando vio a su ahijada de nueve años con el oro, decidió envenenar a su madre.  Días antes la niña había insistido. Que quería un boleto. Que quería un boleto de dos pesos. Y la madre que no, y la cría que sí. Hasta que el amigo de su madre le dio...
SUBIR LOS BAJOS

SUBIR LOS BAJOS

@Marian Calvo No podía esperar una semana entera para disponer de aquellos pantalones nuevos, así que aquel jueves le dijo que no a la dependienta cuando le preguntó si quería que le subieran los bajos. Al salir de los grandes almacenes con la bolsa roja, miró el...
EL ARTE DE HABLAR CON LAS COSAS

EL ARTE DE HABLAR CON LAS COSAS

@ Marian Calvo Dedicado a Baldanders   por instruir a Simplicius en el arte de hablar con las cosas que por su naturaleza son mudas,  tales como sillas y bancos, ollas y jarros. 1. Las cosas tienen prohibido hablar con extraños  Las cosas hablan, pero no tienen...