Josune Rey

Es profesora de Lengua castellana y Literatura en Portugalete (Vizcaya). Ha sido redactora en prensa diaria y en revistas. Además, ha trabajado en la tienda familiar de almoneda, ha participado en la patente de una máquina lava perros y ha vivido muchos cambios desde Bilbao. La escritura le ha ayudado a entenderlos.

En la actualidad no escribe porque está leyendo. En cualquier momento, volverá a escribir. Por eso, agradece a Hautatzen este espacio para poder dejar sus palabras y su silencio.

Todas las personas escribimos, tejemos y envolvemos el mundo con palabras. Solo con entrar en una librería, en una biblioteca o en Internet las palabras reptan y desbordan los techos. Las palabras poseen el poder de crear nuevos hechos. La publicidad tiñe con música esos hechos creados con deseos ajenos y las mentiras han entrado en la categoría de unas verdades luminosas que se cuelan a ver si cuelan.

Es, por tanto, el momento de medir las palabras. El momento de callar las palabras.
De recortarlas. De frenarlas.
De quitarles el peso de cosas.
Porque una palabra no es una cosa.
Al menos, no es una cosa arrojadiza.

hautatzen-josune-rey

Últimos artículos sobre Josune Rey

MIEDO AL AGUA

MIEDO AL AGUA

Marian Calvo Miedo al agua from josunerey ¿QUÉ MÁS PUEDES ENCONTRAR EN ESTA WEB? Recursos para Lengua: texto, sintaxis, morfología, ortografía, fonética y fonología, pruebas y materiales para el acceso a la universidad... | Recursos para Literatura: historia de la...

ADELFA

ADELFA

Cuando vio a su ahijada de nueve años con el oro, decidió envenenar a su madre.
Días antes la niña había insistido. Que quería un boleto. Que quería un boleto de dos pesos. Y la madre que no, y la cría que sí. Hasta que el amigo de su madre le dio los dos pesos. Quizá para que se callase, quizá porque el destino se había puesto en marcha.
Aunque muchos compraron diez boletos y más para conseguir el preciado tesoro, la niña lo ganó con el único. Lo mostró al aire como saludando con él y, a cambio, recibió las pesadas joyas de oro de 24 quilates. Oro de las minas de Bolivia. Muchas joyas que la niña no podía ni sostener.(…)

LA LUCIÉRNAGA

LA LUCIÉRNAGA

Que alguien escriba poesías no le convierte en poeta, como aquel que pinta cuadros en sus ratos libres no creo que espere secretamente que su obra se subaste por millones o acabe en un museo. Solo quiere que se cuelgue en la salita y que lo mire de refilón quien pasa por allí. Eso te ofrezco y esto me das.
Gracias por leer lo que acabo de colgar en Hautatzen.