El Museo Guggenheim, obra del arquitecto estadounidense Frank Gehry, es un edificio que representa la arquitectura más vanguardista del siglo XX. Tiene 24.000 m2 de superficie, de los que 11.000 están destinados a espacio expositivo. En conjunto, el diseño de Gehry crea una estructura escultórica y espectacular perfectamente integrada en la trama urbana de Bilbao y su entorno. Su construcción tuvo lugar entre octubre de 1993 y octubre de 1997; el emplazamiento elegido, en una curva de un antiguo muelle de uso portuario e industrial, supuso la recuperación de la ría del Nervión para la ciudad y su reurbanización para la cultura y el ocio.

Viente años más tarde, para celebrar su existencia, la superficie exterior del Museo Guggenheim Bilbao se ha convertido estos días en una experiencia sensorial titulada ‘Reflections’ realizada por 59 Productions; es un espectáculo de 20 minutos de duración que utiliza la técnica del ‘video mapping’ aprovechando las formas del edificio para crear espectaculares efectos que combinan música, luz e imágenes.

Para crear este espectáculo,  cincuenta personas del mismo equipo responsable del vídeo inaugural de los Juegos Olímpicos de Londres han trabajado durante un año. Cinco días antes de la presentación han rodeado el museo de luces, proyectores, altavoces y cinco kilómetros de fibra óptica. Un millón de lúmenes, 120 toneladas de equipo, 160.000 vatios de potencia de altavoz, el equivalente a cincuenta proyectores de una sala de cine, han convertido la fachada norte del Guggenheim en una pantalla que nos ha contado una historia: focos que barren la ría como si buscaran algo; ecos de txalaparta alumbran una forja primitiva; imágenes de fuego, cadenas, hierro fundido y altos hornos como nuestro pasado industrial. A continuación el resquebrajamiento del museo, símbolo de la crisis y la reconversión industrial, líneas en un plano de arquitecto seguido de andamios que permiten la colocación de las losetas de titanio, una a una. Algunas de las esculturas más emblemáticas del museo, como la floral “Puppy” de Jeff Koons, la araña de gigante de Louise Bourgeois y la torre de bolas esféricas brillantes del indo-británico Anish Kapoor cobran vida y color reflejadas en el edificio.

Así del 11 al 14 de octubre hemos podido disfrutar de este increíble espectáculo cada noche en varias sesiones. Según la prensa más de 300. 000 personas lo hemos visto. Abajo os dejo mis fotos.

Reflections

Además la diputación y el Museo invitan a todos los vizcaínos mayores de edad a visitar gratis el Museo durante el mes de octubre con una invitación personal e intransferible recibida por correo. La invitación incluye el viaje de ida y vuelta, también gratis, en Bizkaibus.

Zorionak Guggenheim!! Veinte años no son nada y qué bien luces en nuestro querido Bilbao.

Puedes suscribirte a Hautatzen aquí y recibirás cada mes un correo con las últimas publicaciones. En mi cuenta de Twitter  encontrarás más noticias relacionadas con la educación lingüística y literaria, educación en valores… ¿me sigues?

PrintEmailTwitterFacebookLinkedInGoogle+Pinterest