Merece la pena escuchar su discurso en la Universidad de Stanford durante la apertura del curso de 2005. Ha sido publicado el texto en ElPaís. No tiene desperdicio.

PrintEmailTwitterFacebookLinkedInGoogle+Pinterest