La sensibilidad ISO del sensor mide la reacción de este frente a un determinado nivel de luz en la escena. Dicha sensibilidad es inversamente proporcional a la cantidad de luz presente: cuanta “más luz” haya en el ambiente o escena, menor sensibilidad ISO que podrás utilizar y viceversa.

El nombre ISO corresponde a las siglas de la organización que le dio origen: “”International Organization for Standardization” u organización internacional para la estandarización, es decir que, tal como lo indica su nombre, dicho valor no es más que un estándar adoptado mundialmente.

¿Cómo usar correctamente la sensibilidad ISO en tu cámara?

EJERCICIO: Sin salir de casa, ahí donde estás, cierra la ventana y haz una fotografía de tu habitación. Abre el diafragma a tope (f3.5, f4), coloca la velocidad a 1/25 y haz 6 fotografías idénticas en las que sólo cambie el ISO 100/200/400/800/1600/3200. Constata cómo (1) la imagen va ganando en luz y (2) cómo aparecen (si haces zoom en la imagen) esos diminutos puntos azules en las zonas más oscuras de la imagen. Fácil, ¿no?

ejercicio-ISO

PrintEmailTwitterFacebookLinkedInGoogle+Pinterest