¿De qué depende la profundidad de campo:

La profundidad de campo es la zona de la imagen que está nítida o bien enfocada, en contraste con otras zonas de menor enfoque. En cualquier encuadre el objetivo puede enfocar únicamente un punto, no varios. Eso sí, ese punto enfocado puede ser ámplio o reducido, según nosotros queramos y según nos permitan las capacidades de nuestro objetivo. La zona de la imágen que aparecerá nítida y estará bien enfocada determinará nuestra profundidad de campo.
Sólo hay una manera real de controlar la profundidad de campo: controlando la apertura (diafragma) del objetivo. Seleccionando una apertura pequeña (valor f/ alto) obtenemos una distancia focal muy grande y una amplísima zona enfocada. En cambio, si elegimos una apertura grande (valor f/ muy bajo) conseguiremos una zona de enfoque más pequeña y precisa y por lo tanto una profundidad de campo pequeña. En las cámaras réflex la única manera de poder controlar la apertura es mediante los modos manuales y semimanuales

Gestionar la nitidez en una foto

manzanaA

EJERCICIO 1:
En esta práctica hemos trabajado en modo manual. Lo primero que hemos configurado en la cámara ha sido la sensibilidad. Estamos en un lugar cerrado y hemos usado una alta, 3200 ISO. Hemos buscado resaltar la manzana verde y dejarla en primer plano, difuminando el fondo y por eso hemos abierto el diafragma al máximo en un f/4.6 y la velocidad usada 1/80.
manzanaB

EJERCICIO 2:
Lo primero que hemos configurado en la cámara ha sido la sensibilidad. Estamos en un lugar cerrado y hemos usado una alta, 3200 ISO. Hemos buscado una profundidad de campo amplia y por eso hemos cerrado el diafragma al máximo en un f/22 y la velocidad usada 1/60.

PrintEmailTwitterFacebookLinkedInGoogle+Pinterest