En Navidad las familas se juntan y hacen un enorme esfuerzo por estar juntos, por preparar una buena comida y por acertar con unos regalos, ¿qué sucedería si se emplease un poco de ese esfuerzo en practicar la empatía?: darse cuenta del dolor ajeno,comprender otros puntos de vista diferentes al personal, aceptar a todos por igual…
Los regalos no cambian el mundo, sólo son un símbolo de que queremos cambiar algo.¿Qué quieres cambiar tu?. Si tienes una respuesta, entonces ese regalo tiene sentido.

PrintEmailTwitterFacebookLinkedInGoogle+Pinterest