‘Un garabato, una ilustración. Un reto de 30 días para aquellos que alguna vez han dicho aquello de «yo de pequeño dibujaba» o «yo no se dibujar» Garabatember® es una iniciativa que pretende convertirse en un movimiento. El objetivo principal es conseguir que levantes un lápiz de nuevo y vuelvas a dibujar, con la libertad con la que lo hacías cuando eras pequeño/a. Cada día subiremos un garabato, del cual deberás sacar una ilustración. ¡Lo primero que se te pase por la cabeza! No pretendemos descubrir al artista que llevas dentro, si no que experimentes el placer de dibujar sin imposiciones, sin tapujos, sin cánones estéticos ni críticas.’ #Garabatember2016

Por ‘No me cuentes historias, dibújamelas‘ a través de las redes sociales llega a mi conocimiento esta iniciativa. Han pasado casi los 30 días y hoy puedo decir: Sé dibujar, aquí está la prueba, mi mes en #garabatember2016:

garabatember2016

Click en imagen para ver

Xarly Rodriguez, @Lucreativo, a quien sigo desde hace años en su blog IlustreDiario, es el responsable de lanzar este reto y somos muchos los que lo hemos recogido. Dicen que dibujar o hacer garabatos es una forma de relajarse pero también tiene un efecto neurológico. No lo pongo el duda. Además ha sido muy divertido.

La primera semana usé rotuladores, lápiz y papel. Después me pasé al Ipad con la aplicación Sketches, compré un lápiz electrónico, que no sabía ni que existían, e hice el primer garabato con él, el 8 de diciembre. No sé como funciona la aplicación, ni sé usar el lápiz, me he negado a mirar ningún tutorial, he ido haciendo pruebas y seguramente hay muchos recursos de la aplicación que no sé ni que existen. Algunos dibujos me los he inventado, otros, el garabato me ha sugerido que era parte de una imagen que he copiado con mi tembloroso trazo. En todos los casos ha sido entretenido, estimulante, me ha relajado y me ha ayudado a estar conmigo misma.

Por otro lado, ver la imaginación de los demás en las redes, de personas que conoces y de desconocidos, ha ayudado a desarrollar mas la imaginación y la motivación. Sin duda, hay mucho arte floreciendo… Ha sido una bonita experiencia, un juego para ponerte a prueba y perder la vergüenza. Ahora que no la encuentro, igual soy capaz de cualquier cosa, ¿por qué no?

Y por cierto, no, no sé dibujar, hoy es 28 de diciembre, día de los Inocentes, el único día que me permito decir que sé dibujar, porque sin duda alguna, es broma. Entre todo lo que he aprendido está el respeto hacia los profesionales de este lenguaje. Gracias Carly, Ramón, Garbiñe y Clara.

¡¡Feliz 2017 lleno de nuevas iniciativas que nos pongan a prueba, nos hagan crecer, aprender y divertirnos!!

PrintEmailTwitterFacebookLinkedInGoogle+Pinterest