El Día de San Valentín es una celebración tradicional de países anglosajones que se ha ido implantando en otros países a lo largo del siglo XX principalmente en la que los enamorados, novios o esposos expresan su amor y cariño mutuamente. Se celebra el 14 de febrero, onomástico de San Valentín. En algunos países se conoce como Día de los Enamorados y en otros como Día del Amor y la Amistad.

En realidad, existen dos San Valentín. Dos santos mártires que murieron durante las persecuciones del tercer siglo, o en la persecución de Diocleciano, del año 250, o en la de Valerio, en el 256, antes de las grandes persecuciones del cuarto siglo”.
Visconti es el principal responsable de las catacumbas de Roma. Dice que estos pies pertenecen a mártires, probablemente uno de ellos es San Valentín.

Había dos pisos de catacumbas y una basílica. Se enterraba a los mártires en la basílica. Se sabe quiénes eran gracias a fuentes históricas. Hay un famoso pasaje del siglo V o VI que habla de un mártir llamado Valentín, que fue enterrado aquí, en la Vía Flaminia, una vía llena de cementerios. El otro San Valentín fue obispo de Terni, una ciudad del centro de Italia. Murió también mártir en el siglo III, pero su fama de patrón de los enamorados es mucho más reciente..

La devoción a San Valentín como patrón de los enamorados ha empezado en los últimos 50 o 60 años. Los tiempos han cambiado. Ahora, los enamorados se hacen regalos o por ejemplo los enamorados romanos no van a la catacumba sino a Puente Milvio. Como símbolo de su amor eterno, escriben sus nombres en un candado, lo cierran y tiran la llave al río Tíber. Este gesto se ha empezado a imitar en otros lugares del mundo.
El mundo se ha hecho su propia idea de San Valentín, y lo ha convertido en un día muy especial. Aunque al final, la fiesta conserva la filosofía que vivieron estos dos santos: entregar su vida por amor.


Fuente: Primeros Cristianos
PrintEmailTwitterFacebookLinkedInGoogle+Pinterest