Este año doy lengua en un 1º ESO Pree. Muchas de las actividades hechas en clase las podeis ver en el blog de aula.
Una experiencia reciente que hemos realizado ha tenido que ver con la poesía. Un día llevé unas fotocopias a clase para trabajar la comprensión lectora con un poema que se titula La Higuera de Juana de Ibarborou que comienza diciendo:

Porque es áspera y fea,
porque todas sus ramas son grises,
yo le tengo piedad a la higuera.

Me impresionó que muchos no sabían lo que era una higuera. ¿Cómo comprender un texto que habla de algo que la mayoría no ha visto, tocado, olido o saboreado? Así que tiré de Google Images, vimos varias fotos y continuamos con el texto y la clase.
El fin de semana comiendo en Laredo y paseando por Santoña (Cantabria) vi unas cuantas higueras, así que recogí unas hojas que guardé con mimo entre folios al llegar a casa. El lunes compré unas brevas y procedimos en clase a tener una experiencia de los sentidos: tocar hojas de higuera, sentir su aspereza y rugosidad, oler su aroma, degustar su fruto. Algunos nunca habían probado una breva. Creo que les encantó.
Retomamos el poema, explicamos cómo recitar, volvimos a leer el poema y alguno más con el mismo tema. Les cuesta mucho leer, pero su modo de hacerlo en esta ocasión fue mucho más emocional y con más sentido. Lo entendieron y creo que lo sintieron. Lo ensayamos y lo grabamos. Podeis escucharlos en el site.
Me fui contenta a casa, porque sentí que ese día habíamos aprendido algo todos.
Y por quitarle seriedad al tema tambien pensé: ‘Menos mal, que el poema no hablaba de caviar…’

PrintEmailTwitterFacebookLinkedInGoogle+Pinterest