La teóloga Karen Armstrong nos dice que la gente quiere ser religiosa. Deberíamos actuar para contribuir a que la religión se convierta en un motor para la armonía. Por esto, pide ayuda para elaborar una Carta de la compasión que contribuya a restablecer la regla de oro como principal doctrina religiosa a nivel global.

La Carta proclama un principio adoptado por todas las religiones y todos los códigos morales. A menudo se le llama La Regla de Oro.
La Regla de Oro requiere que usemos la empatía –- la imaginación moral — para ponernos en el lugar de los otros. Debemos actuar con ellos como querríamos que ellos actuaran con nosotros.

Carta en PDF
sitio oficial

PrintEmailTwitterFacebookLinkedInGoogle+Pinterest